Tejiendo con un telar azteca

El sábado pasado en el taller de amigurumi, entre las cosas que fueron saliendo entre punto y punto hablamos del telar azteca.

Este telar (también puede encontrarse como telar maya) consiste en un listón alargado, normalmente de madera, con un hueco en medio. Alrededor de dicho hueco hay unas puntas metálicas, aunque también las podemos encontrar en madera o incluso plástico.

Aquí tenéis una imagen para que os hagáis a la idea:

Podemos encontrarlos de varios y tamaños, según la labor que queramos hacer, e incluso de diferentes formas (los hay redondos para hacer trabajos en forma de tubo, por ejemplo)

Para usarlos sólo necesitaremos la lana que queramos usar y un gancho (normalmente con el ganchillo de toda la vida vale, siempre que sea adecuado al grosor de la lana). La técnica base de uso es bastante sencilla: consiste en pasar el hilo entre los clavos metálicos dando un par de vueltas y luego sacar el hilo de debajo por encima del de arriba. A medida que vamos avanzando en nuestra labor, ésta se va metiendo por el hueco central y saliendo por debajo.

Ejemplo de punto en telar azteca – imagen de http://malufean.blogspot.com.es

Además del punto básico (los más sencillos son el punto inglés y el punto cruzado), existen un montón de combinaciones que hacen que nuestras labores tengan diferentes acabados. Incluso se puede hacer con mezclas de colores, dando resultados increíbles. Para los que os queráis iniciar en este mundillo, en Youtube hay muchos vídeos que explican los diferentes puntos y técnicas pasito a pasito. A continuación os pongo un par de ellos que, en mi opinión, están muy bien:

Estos telares pueden comprarse por Internet (san Ebay siempre tiene alguno)  pero también podemos encontrar tutoriales que nos dicen como fabricarlo nosotros mismos o con ayuda de algún manitas de la carpintería, como por ejemplo aquí.

La verdad es que yo tengo uno pero no he tenido ocasión de estrenarlo, aunque después del otro día y tras escribir estas cosas ya me están entrando ganas.

Por otro lado, es una labor muy interesante para hacer con niños ya que no implica usar agujas ni nada que pinche y pueda hacerles daño y la sistemática, una vez pillada, es repetitiva y sencilla. Además, podrán hacerse sus propias bufandas ahora que empieza el frío.

¡Poned un comentario si os animáis y así vemos vuestras manos habilidosas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s